Lunes 17 de junio de 2024

Mañana se define al campeón de la Champions League

El Borussia Dortmund emprendió este viernes su viaje hacia Londres con una dosis de confianza palpable y una actitud relajada, consciente de que se enfrenta a uno de los mayores retos en el mundo del fútbol: la final de la Champions League. La tercera final en la historia del club alemán promete ser un duelo intenso contra el Real Madrid, un equipo que ostenta un impresionante historial en la competición y que llega como defensor del título.

El entrenador del Dortmund, Edin Terzic, compartió su convicción en una posible hazaña: “Tenemos la firme convicción de que podemos lograr algo extraordinario”. Esta declaración, cargada de determinación, refleja el espíritu combativo que impulsa al equipo alemán en su búsqueda del éxito europeo.

Por su parte, Sebastian Kehl, director deportivo del Dortmund, se sumó al optimismo reinante: “Tenemos una gran oportunidad. Hemos hecho una temporada fantástica en la Champions League, ganando a grandes equipos, y ahora hemos llegado merecidamente a la final contra el Real Madrid. Esta final no se parece a nada”. Sus palabras subrayan la confianza en el trabajo realizado hasta el momento y en la capacidad del equipo para enfrentar el desafío que se les presenta.

Kehl enfatizó además el deseo del Dortmund de dejar una marca indeleble en la historia del fútbol europeo: “Queremos conseguir grandes cosas. Y estamos preparados para ello. Tenemos la oportunidad de hacer historia”. Esta final se presenta como un enfrentamiento desigual sobre el papel, con el Real Madrid como favorito indiscutible, pero el Dortmund está decidido a desafiar las probabilidades y dejar su huella en la competición.

El contraste entre los entrenadores añade un componente adicional de interés a la final. Por un lado, Carlo Ancelotti, el experimentado estratega del Real Madrid, con cuatro títulos de Champions League en su haber. Por otro, Terzic, 23 años más joven, cuyo liderazgo en el Dortmund fue objeto de dudas hace apenas tres meses. Sin embargo, el respaldo del director general del club alemán, Hans-Joachim Watzke, ha fortalecido su posición. “Puedo decir que Edin no ha cambiado, y punto”, declaró Watzke al diario Bild, destacando la confianza en el joven entrenador.

Terzic, consciente del desafío que se avecina, describió al Real Madrid como el “campeón absoluto de la historia del fútbol” y el “adversario final total”. A pesar de la magnitud del desafío, el entrenador del Dortmund se mostró “firmemente convencido de que todo es posible en un partido”. Esta confianza en la capacidad del equipo para superar las adversidades define el espíritu con el que el Borussia Dortmund encara esta histórica final de la Champions League.